miércoles, 4 de enero de 2012

Capítulo 1.

→Kelly

Sonrío y salgo de aquella agencia de modelos. Cuando salgo mi sonrisa se borra. ¿He dicho ya cuanto odio la frase esa de 'ya te llamaremos si eso'? ¿No? Bueno pues ya lo he dicho. Dijeron que estaba bien soñar, pero no que era tan difícil cumplir esos sueños. Ando por la calle con mis tacones nuevos, regalo de mi padre por cierto, e intentado convencerme a mi misma de que algún día lo conseguiré. ¿Qué cuál es ese sueño? Pues mi sueño, es ser modelo. Sé que ahora pensareis que soy la típica chica de plástico, pues perdona que os decepcione, pero de plástico no tengo nada y menos de tonta, no nací ayer. Lo mío va en serio, amo estar delante de las cámaras, posar para ellas. Lo mío va en serio, no es ningún capricho. Pero por lo que parece, el mundo se ha puesto en contra mía. Pero no voy a rendirme ahora, sería de cobardes y los cobardes no pueden sobrevivir en este mundo. O al menos, eso decía mi madre cuando era pequeña. ¿Y por qué no creerla? Al fin y al cabo, es mi madre, aunque no sepa nada de ella desde hace cinco años. Sí, pero no sintáis pena por mi, es mejor así, no soportaba los gritos de mis padres, así que mejor separados  que juntos y enfadados ¿no? Sigo caminando, estoy cansada, creo que volveré a casa. De repente suena la melodía de mi móvil, rápidamente abro el bolso ¿y si es alguna agencia de modelos que me quieren contratar?. En menos de diez segundos, estoy apretando al botón de contestar la llamada de mi Iphone, ni siquiera he mirado el número.
-¿Si? -preguntó mientras en mi cara aparece de nuevo una sonrisa. Una sonrisa con unas gotitas de esperanza. Por favor, que me digan que mi sueño se va a cumplir, que me lo digan.-
-Kelly. -su voz es inconfundible- ¿Dónde estás? -es mi padre, de repente la poca esperanza que tenía de hoy, se esfuma.-
-Pues por ahí papá, ¿se puede saber que quieres? -digo más bien molesta. Entenderme, yo pensaba que iba a ser alguien que me diera al menos, una oportunidad para cumplir mi sueño. Pero no lo es.-
-¿Por ahí? Hija mía, menudas maneras de hablar a tu pobre padre.
-Papá, por favor, ahora no te hagas la víctima. Hablamos poco y lo que hablamos es para cosas importantes, así que, ¿qué pasa?
-Tengo buenas noticias para ti. ¿Podrías pasarte ahora por mi despacho? -¿buenas noticias? Para mi padre, buenas noticias, puede ser como que su revista ha sido la más vendida o como que me voy del país.-
-¿Buenas noticias? -pregunto con la esperanza de que me diga algo. Sí, es que ahora tengo curiosidad-
-¿Podrás venir o no?
-¿No me vas a decir nada por aquí, no? -no sé ni tan si quiera porque hago esta pregunta si ya sé de sobra la respuesta. Supongo que por si acaso, no es así.-
-No. -lo que yo pensaba-
-Vale, pues ya voy para allá. -y cuelgo-
Sigo andando, me dirigía a casa pero bueno, el despacho de mi padre afortunadamente esta muy cerca de ella. Normal, mi padre lo quiso así. Si él quiere algo así, se tiene que hacer como él diga, sí o sí. No os confudais, con esto no quiero dar a entender que odio a mi padre. Simplemente que no compenetramos del todo bien.  Somos distintos, bastantes distintos. ¿Blanco y negro? Sí, tal vez. Os contaré algo de él, mi padre es el director de la revista más famosa de todo Nueva York. Yo con mi padre me hablo poco, como se puede observar. Aunque vivamos en la misma casa, cosa que yo no quiero. E intentado independizarme varias veces, pero él no cede ,dice que soy demasiado joven.. y bueno, tal vez sea verdad, solo tengo dieciséis años. Pero la edad solo es un cifra, que no representa nada de nada.
Mi cabeza sigue dando vueltas y maquinando planes para conseguir lo que quiero, hasta que una voz masculina me sobresalta. Es un chico moreno y alto,  y está en la acera del frente, me está silbando y gritándome desde guapa hasta groserías. Sinceramente me da ganas de enseñarle mi bonito dedo corazón, pero me lo guardo y sencillamente le grito un gilipollas, bien alto, para que me pueda escuchar. Eso le calla y yo sigo andando, ignorando como me mira la gente. Normalmente estoy acostumbrada a todo esto, no es que me quiera echar rosas por encima, porque yo no soy de esas. Pero realmente es la verdad y eso que no soy rubia, es más no tengo nada de rubia, soy castaña de toda la vida, pero un castaño clarito y mi pelo es largo y ondulado. Puedo decir que lo más me gusta de mi, son mis ojos azules, heredados de mi madre. Pero bueno, estoy satisfecha con mi cuerpo, soy bastante alta y con tacones más, y según dicen mi color de piel es muy bonito.
Cuando entro en la empresa de mi padre, todos vienen hacia mi, me preguntan si quiero un café, hasta incluso si quiero champán, ¿en serio? Pues si, esto es lo típico si se trata de los empleados de mi padre, claro. En menos de dos segundos, o bueno tal vez algo más, me han quitado mi chaqueta, bufanda, guantes y gorro, y me están acompañado hasta el ascensor. En el momento en que entro, les digo a todos que gracias y que no necesito nada más. Sé llegar solita al despacho de mi padre. Las puertas del ascensor se cierran y me miro en el espejo, pongo caras raras, para intentar llegar de buen humor al despacho de mi padre. Y bueno parece que lo consigo cuando abro la puerta y entro allí, con mi mejor sonrisa. Mi padre que está absorto leyendo una de sus revistas, exactamente en la que salgo yo como portada, baja la revista de su cara, dejándome ver. Sigo sonriendo igual que antes, no quiero que piense que estoy hundida, que me voy a rendir, o algo por el estilo.
-Hola hija -dice sorprendido, supongo que porque no paro de sonreír-
-Hola -digo, mientras me siento en frente suya- ¿Cómo estás?
-Muy bien, hija. ¿Y tú? ¿Has conseguido que alguien te contrate?
- No, no lo he conseguido. Pero estoy bien, lo conseguiré, si es eso lo que te preocupa. -digo con retintín, parece que mi padre disfruta viendo como no consigo mi sueño por mi misma. Siempre le ha enfadado que no le dijerá que acepto su ayuda. Solo la acepté una vez, hace un mes, cuando me dijo que podría salir en su revista, me hicieron uno sesión fotográfica. Y salí en la portada, justo la que estaba leyendo mi padre anteriormente. Pero ya está, nunca más he aceptado su ayuda.-
-Que susceptible eres, hija. Igualita que tu madre -estoy a punto de contestar algo cortante, pero me lo callo, creo que es lo mejor. Respiro hondo.-
-¿Cuál es esa buena noticia, papá? -voy al grano-
-¿Ves esta revista de aquí? -dice alzando su brazo con la revista donde salgo en la portada. Asiento levemente. Claro que la veo, desde que entré.- Pues gracias a esta revista, donde mis fotógrafos te hicieron esa sesión de fotos que ha triunfado tanto, te he conseguido una oportunidad.
-¿Una oportunidad? -mi corazón se acelera.- ¿Para qué?
-¿Cómo qué para qué? Pues para cumplir tu sueño, claro. -simples palabras, pero muy importantes para mi. Está claro que no quiero que el dinero y la fama de mi padre, haga mi sueño realidad. Lo quiero cumplir yo solita, no por ser la hija de la revista más famosa de toda Nueva York, ¿se entiende o estoy loca?-
-No papá. No quiero tu ayuda -digo mientras me levanto rápidamente de la silla-
-Kelly, siéntate. -por su tono de voz, deduzco que es mejor hacer lo que pida. Me vuelvo a sentar y suspiro resignada. Lo miro a los ojos, esos ojos grises que tanto he llegado a querer hace demasiado tiempo.- Escúchame hija -dice más calmado- esto no hará que seas modelo, esto solo le dará un empujoncito a tu carrera.
-¿Un empujoncito? Vale, cuéntame ya, de que va a esa oportunidad -digo ya molesta-
-Mira, alguien me ha llamado porque ha visto tus fotos en mi revista y me ha dicho que quiere darte una oportunidad, te harás una sesión de fotos con un famoso, para que seas más conocida y las agencias de modelos, se fijen en ti y..
-¿Un famoso? ¿Qué clase de famoso? -digo interrumpiéndole impaciente-
-Un cantante, no te diré quien, hasta que aceptes. -resopló-
-Papá, si no me dices quien, no aceptaré. -bufo-
-Me da igual lo que me digas, no te lo voy a decir. -dice mi padre firme. Sí, es la clase de padre que nunca da su brazo a torcer.-
-Bueno, vale -digo aceptando sin remedio- Pero al menos, déjame que lo piense un poco ¿no?
-Está bien, pero no tienes mucho tiempo Kelly. Esta gente quiere a una chica joven modelo ya. Y ya es ya.
-Vale, vale. Lo que tu digas, en poco tiempo sabrás mi respuesta. -digo levantándome de esa silla negra y colgándome bien mi bolso negro, también.-
-¿Y ahora dónde vas? -pregunta mi padre con tono impaciente-
-Por ahí. -digo sonriendo-
-¿Sólo sabes decir eso, cuando pregunto sobre los sitios donde va mi hija?
-Probablemente.
-¿No te lo voy a poder sonsacar, no? -dice con una pequeña leve sonrisa. Hacía tiempo que no lo veía sonreír, al menos no de ese modo. De modo natural. De mi antiguo padre. -
-No -digo riéndome- Lo siento papá, me voy ya.
-Vale hija, pasalo bien con tu novio -dice gritandome divertido, mientras salgo por la puerta-
-No tengo novio, ya lo sabes -respondo yo también gritando y después me dirijo hasta el ascensor otra vez. Y es verdad no tengo novio. Me vuelvo a mirar detenidamente en el espejo donde minutos antes había estando haciendo caras raras. Alguien me dijo que algún día aparecería el chico que me querría por lo que soy, no por lo que tengo. Pero creo que ese alguien, se equivocaba. El ascensor emite un sonido, haciéndome saber que ya he llegado a la planta principal, me quito de la cabeza, lo solitaria que estoy y salgo de allí. Otra vez como anteriormente todos los empleados de mi padre, están sobre mi. Hay a veces que me llegan a agobiar demasiado. Entre suplicar de que me dejen, que yo puedo ponerme mi chaqueta y lo demás solita, por fin me dejan y salgo de allí, mientras me pongo mi gorro morado favorito.
El aire helado me da directamente en la cara. Hace bastante frío. Creo que será mejor irme a casa, darme un baño de espuma, escuchando música y relajarme.
Ando lo más deprisa que me permiten mis tacones de demasiados centímetros y por fin, llego al portal de donde vivo. Busco las llaves lo más rápido que puedo, me estoy congelando de frío, por fin las encuentro y entro. Vivo en un apartamento, lo que pasa es que no es un apartamento normal, son varios apartamentos. Sí,  mi padre compró varios apartamentos e hizo que los juntaran. Ahora se podría decir que es más que un apartamento. Está en el ático, que son casi treinta pisos.
Cuando por fin, entro en casa, voy hasta la planta de arriba, que es la mía, por las escaleras de caracol. Paso por la cocina, y entro a mi querida habitación, donde pesadamente dejo caer el bolso y me quito los tacones y los tiro por algún lugar de la habitación. Me quito el abrigo, guantes, funda y gorro, mientras me dirijo a mi cuarto de baño y abro el grifo, cierro el tapón y dejo que el agua se caliente. Mientras espero, me tiro en la cama boca arriba, pensando en como se sentirá una cumpliendo su sueño.

Continuará...
Hola preeeeeeeeeeciosas. Primero, ¡MIL GRACIAS! ¿Por qué? Por estar leyendo esto, por habernos dado una oportunidad, en serio, eres sencillamente INCREÍBLE ¿oc? oc. Segundo, espero que el capítulo no os haya defraudado, y os haya gustado, ya se sabe que lo tipico es que los primeros sean un poquito tostones, porque todas queremos que salga Biebs, pero bueno, ¿no dicen que lo bueno se hace esperar? JAJJA.
Tercero, sé que eres muy majosa, y no vas a ser una lectora fantasma, así que, si quieres pedirme el siguiente, con tu opinión sobre el capítulo, lo puedes hacer por muchos sitios, os lo ponemos fácil. Puedes pedirlo, por vía twitter, @MerylovesJeyB o @ImBelieber222. O también vía tuenti, agregandonos a Everythings gonna be alright o The Heart never lies, las dos somos de Alicante<3 Y por supuesto, también lo puedes hacer por aquí, por el blog, por un comentario, ¿vale?*-* Bueno, pues ea, todo está dicho. MUCHAS GRACIAS Y OS AMAMOS:)

2 comentarios:

  1. Hola amoreees! :3
    Lo primero que quería deciros es que la novela es increíble que eso de que los primeros capítulos siempre son un poquito tostones, con vosotras no va enserio, tiene una pinta...asdfghjkl
    Después deciros que yo soy lectora hasta que se acabe pero que probablemente ponga pocos comentarios de esos largos largos porque no sé cuando podré coger el pc, pero siempre voy a leer el capitulo y pediré el siguiente en twitter.
    Bueno, solamente deciros que para ser el primer capítulo está genial de verdad seguirla pronto ¿vale?
    Un besito, os quiero <3

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm me gusta :D plis otro capítulooo qe dejas con la intrigaa. Deciros qe miro los blogs qe sigo casi todos los dias y qe cuando empiezo a leer algo lo termino. yo tambien tengo blog aunqe hace como un mes qe no escribo porqe me falta tiempo o no tengo inspiración así qe comprendo qe tardeis en subir capitulo XD aqui os dejo el link coraziliss.blogspot.com :) LLL

    ResponderEliminar

Black Moustache